Alteraciones urinarias en la EM (2)

img_0251Para entender el motivo de estas alteraciones que nos afectan a una gran mayoría de nosotros, intentare exponerosde forma sencilla la Fisiología de la Micción.

La micción se divide en dos fases: el llenado y el vaciado de la vejiga urinaria. De forma simplificada existen tres centros del sistema nervioso central relacionados en el control de la micción: en la región frontal, en la protuberancia y a nivel medular bajo. Las raíces que intervienen en el proceso de recibir información de la fase de llenado de la vejiga y trasmitir la orden para el vaciado son las dorsales bajas, lumbares y sacras, que conforman los nervios hipogastrio, pélvico y pudendo, por los que se recibe la información en la fase de llenado y se transmiten las órdenes para el vaciado.
Para la fase de llenado, el esfínter uretral esta contraído, impidiendo el escape de orina, mientras la vejiga se distiende con la entrada de orina por los uréteres, dependiendo de la velocidad de distensión de la vejiga o del volumen alcanzado. Por los nervios antes mencionados llega la información a nivel del sistema nervioso central del deseo miccional y procedemos de forma voluntaria a la fase de vaciado que consiste en la contracción del músculo detrusor al mismo tiempo que relajamos el esfínter uretral para permitir la salida de la orina por la uretra.
img_0254En nuestro caso el problema radica en que la información del sistema nervioso central puede llegar ralentizada o muy tarde.
No debemos agobiarnos ante estos problemas, lo primero es acudir a la consulta del urólogo para que nos dé un diagnóstico basado en nuestra historia clínica junto con las pruebas diagnósticas que suelen consistir en una analítica de orina para conocer la función renal y descartar una infección urinaria, ya que en la EM hay infecciones urinarias que cursan de manera subclínica para los pacientes, pero pueden influir en el comportamiento de la vejiga; una ecografía abdominal con medición de residuo post-miccional, para cuantificar el residuo y valorar si el paciente tiene una vejiga neurógena. Si el especialista lo considera oportuno nos puede realizar un estudio Urodinámico, en este estudio se miden distintas variables como el tiempo de micción, la máxima presión del chorro miccional, el volumen y se mide el residuo miccional. Tambien se observa la capacidad vesical, el tono del detrusor o si se producen contracciones involuntarias del detrusor de la vejiga, también se observa la presión a nivel uretral. Además esta prueba permite ver la sincronía entre la contracción de la vejiga y la apertura del esfínter uretral para la fase de vaciado.
Existen tratamientos farmacológicos para normalizar las fases de llenado y vaciamiento vesical, aumentar la capacidad de almacenamiento en la vejiga, normalizar la frecuencia urinaria; con el propósito de prevenir infecciones urinarias de repetición así como otras alteraciones.
Es muy importante tomar líquidos a lo largo del día, suelen recomendarnos unos dos litros tenemos que desechar la idea de no consumir líquidos para evitar los escapes, ya que con esto solo podemos conseguir un mayor número de infecciones urinarias con sus consecuentes inconvenientes.
IMG_0253.JPGPara evitar o disminuir los síntomas urinarios también podemos realizar medidas higiénico-dietéticas, como son no llevar ropa muy ajustada, evitar el consumo de alcohol, estimulantes y especias, ingerir abundantes líquidos durante el día, procurando no beber unas tres horas antes de acostarse para disminuir las micciones nocturnas; algo muy importante es acostumbrarnos a realizar micciones frecuentes de forma periódica, así nos adelantamos a la urgencia e incontinencia. Esto si nos habituamos a realizarlo nos crearemos una disciplina para orinar de forma regular.
Tomar zumo de arándanos dicen que disminuye la frecuencia de infecciones urinarias; también existen estudios sobre la acidificación de la orina, tomando vitamina C.
Es importante contar con un diagnóstico para evaluar cuál es nuestro problema y a partir de ese momento intentar poner la solución que mejor se adapte a él.
También contamos con fisioterapia de suelo pélvico que es un gran aliado para muchos de estos problemas.
Personalmente, yo tengo vejiga hiperrefléxica que me ocasiona urgencia miccional así como aumento de la frecuencia urinaria y los ejercicios de suelo pélvico me han ayudado mucho con estos problemas, así como realizar micciones frecuentes y no esperar, aunque reconozco que lo de los estimulantes lo llevo un poco mal, ya que necesito un par de cafés. Recuerdo una conversación con un afectado sobre rehabilitación de suelo pélvico que me decía que quedarse en pelotas delante de una fisio le daba vergüenza, mi respuesta fue “que te puede dar más vergüenza quedarte en pelotas delante de una profesional o ir un día por la calle y mearte en los pantalones”. Reconozco que nosotras quizás estemos más acostumbradas ya que no nos queda otra que acudir al ginecólogo, pero tenemos que pensar que estamos delante de profesionales.

Ángeles Glez.

Anuncios

2 comentarios en “Alteraciones urinarias en la EM (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s