Efectos de la EM en la vista

6676ED47-D3D3-4832-A1C8-BCA86001625FLos problemas en los ojos son frecuentes en la EM, pues es común que haya daños en el nervio que conduce la señal visual al cerebro (nervio óptico), o en aquellos que controlan el movimiento del ojo.

El daño causado en el nervio óptico se llama neuritis óptica y da lugar a una alteración de la visión (visión borrosa o pérdida total de visión) que a veces está acompañada por un dolor detrás del ojo. Usualmente, se recupera la visión normal a las pocas semanas, y es raro que la EM cause ceguera total.

A través de este post vamos a intentar responder todas las dudas que surgen sobre lo que concierne a la EM especialmente en la visión.

La neuritis óptica o inflamación del nervio óptico es uno de los síntomas frecuentes que suele aparecer asociado a la esclerosis múltiple. De hecho, en un 20 o 30% de los pacientes suele presentarse esta patología como uno de los primeros síntomas de la enfermedad. Por ello es tan importante el papel del oftalmólogo para detectar si dicho problema es una manifestación de esta condición. El oftalmólogo, ante esta situación investigará la causa de este proceso y mediante la ayuda de la campimetría y la electrofisiología, pondrá de manifiesto la neuritis y, mediante una resonancia magnética, se podrá llegar a un primer diagnóstico de esclerosis múltiple, momento en que deberá actuar el neurólogo especializado en esta enfermedad. Además, su incidencia en los pacientes de esclerosis múltiple suele ser mayor a medida que avanza la enfermedad. Se calcula que la mitad de los pacientes la padecerán en algún momento.

D9B814FA-6E82-42F0-ADA3-E6C66EA8A396

Los síntomas y signos de la esclerosis múltiple pueden ser múltiples y dependerán principalmente de las zonas del sistema nervioso central en las que se produzcan desmielinización. En el caso de la neuritis óptica se producirá́ una inflamación y desmielinización del nervio óptico.los más característicos son visión borrosa, alteración de la percepción de los colores y dolor en la parte posterior del ojo. Si se trata a tiempo, la mayor parte de los pacientes logra recuperar la agudeza visual, por lo que tiene un buen pronóstico, aunque en algunos casos es posible que se mantengan ciertas secuelas visuales.

Sin embargo, es común que estos síntomas sigan apareciendo a menudo, normalmente en un solo ojo cada vez. El daño a largo plazo del nervio óptico puede causar visión borrosa y/o la pérdida de la visión cromática (especialmente intensa para el color rojo).A veces, algunos pacientes se quejan de  falta de intensidad de los colores, discromatopsia y fosfenos. Estos últimos están provocados por sonidos o movimientos (ocurriendo exclusivamente con los movimientos horizontales de los ojos y notándose mejor en una habitación oscura o de luz tenue, con los ojos cerrados. Otras veces los pacientes sufren una pérdida de visión en el área central del campo visual, que aparece oscurecida. Esta patología se llama escotoma central, y no se puede corregir con gafas.

Otro de los efectos que puede producirse como consecuencia de la esclerosis múltiple es la visión doble, debido a que puede afectar a los músculos oculares causando debilidad o falta de coordinación de los mismos. En estos casos, cuando sea necesario conducir o leer, se puede aplicar un parche sobre el ojo, lo que hace desaparecer la visión doble.

Sin embargo, un parche permanente reduciría la capacidad visual, ya que el cerebro se acostumbraría al problema y sería incapaz de producir imágenes sencillas por sí solo. En algunos casos pueden ser útiles las gafas con prismas especiales, que minimizan la visión doble. Es importante acudir al oftalmólogo ante la aparición de cualquier síntoma como los mencionados anteriormente y tener en cuenta que en pocas ocasiones la esclerosis múltiple provoca ceguera total, para tranquilidad de los pacientes.

En condiciones normales, es posible enfrentarse a una pérdida visual leve, pues suelen desaparecer por sí solas en poco tiempo. Sin embargo, si su médico lo considera necesario, le podrá ofrecer tratamiento, para intentar reducir la severidad y la duración del ataque. El episodio de neuritis óptica, igual que cualquier brote de EM, puede tratarse con corticoides endovenosos que acortarán la duración de los síntomas y acelerarán la recuperación visual. El tratamiento con corticoides no influirá́ en el pronóstico o la recuperación funcional a largo plazo ni tampoco en el riesgo de desarrollar una esclerosis múltiple en el futuro. En relación a este riesgo, diferentes ensayos clínicos han demostrado que el inicio de una terapia inmunomoduladora tras un primer episodio sugestivo de esclerosis múltiple, retrasa la aparición de un segundo brote de la enfermedad. Algunos médicos prefieren no dar medicamento alguno ya que en la mayoría la visión mejora espontáneamente en las primeras dos semanas. Lo que sí es seguro es que ningún oftalmólogo trata estos casos con esteroides orales solamente, ya que se ha demostrado que los pacientes manejados de esta forma tienen un mayor riesgo de ataques repetidos de neuritis óptica.

Andrómeda

Anuncios

Un comentario en “Efectos de la EM en la vista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s