Dolor y esclerosis múltiple

Somos muchos los que desde que convivimos con la esclerosis múltiple destacamos como uno de los principales síntomas el dolor. Lejos queda ya el tiempo en el que los neurólogos nos decían “la esclerosis múltiple no duele”, en la actualidad su presencia es aceptada y empieza a ser clave a la hora de definir los tratamientos dirigidos a mejorar nuestra calidad de vida.

1.jpg

El dolor asociado a EM aparece por diferentes motivos que a menudo coexisten en la misma persona:

  • Dolor neuropático o neurogénico: es el más prevalente y está relacionado con la alteración de la mielina en sistema nervioso central. Puede ser continuo como ocurre con las disestesias de extremidades o intermitente como la neuralgia de trigémino o el fenómeno de L’Hermitte, sensación de corriente eléctrica que desde el cuello se propaga por la espalda o las extremidades.
  • Dolor neuromuscular: es secundario a la debilidad, espasticidad o discapacidad y no es un efecto directo del proceso desmielinizante. Es muy frecuente el dolor lumbar que puede relacionarse con posturas anómalas, contractura muscular u osteoporosis, también espasmos tónicos dolorosos que suelen ocurrir varias veces al día.
  • Cefalea: aunque el dolor de cabeza no se considera un síntoma de EM, a veces puede acompañar a un brote como ocurre con el dolor que aparece en la neuritis óptica. Además, la frecuencia de cefalea en EM es superior a la de la población general, tanto de migraña como de cefalea tensional. El riesgo de desarrollar cefalea parece estar incrementado en los pacientes con mayor número de lesiones y también con lesiones del tronco y del encéfalo.

Dolor neuropático

El dolor neuropático es el tipo más común de dolor en la EM y es causado por la desmielinización cursada en el proceso de la enfermedad en sí. Los nociceptores son terminaciones nerviosas que detectan específicamente los estímulos dolorosos. Cuando se produce la desmielinización, las señales nerviosas que viajan a lo largo de las células nerviosas pueden estar mal dirigida a los nociceptores cercanos, que por error transmiten las señales de dolor al cerebro.

Alodinia: Se trata de un tipo particular de síntoma sensorial, que se produce como consecuencia de un estímulo que genera dolor, como el tacto de una persona o incluso cuando la  ropa o las sábanas se tocan la piel. Esta sensación sólo dura mientras el estímulo está presente. Alodinia suele ser un problema a corto plazo.

Tic Doloreux: La neuralgia del trigémino, a menudo llamado doloureux tic (en francés “tic doloroso”), es quizás el  síntoma mas  doloroso, relacionado con la EM.

Algunos ejemplos

Neuralgia del trigémino

Puede ser descrito con mayor frecuencia como un dolor intenso, agudo que se produce en la parte inferior de la cara (a menudo provocada por la masticación, beber o cepillarse los dientes). Es el dolor más intenso y es de corta duración (desde unos pocos segundos hasta dos minutos), pero puede dar lugar a una sensación de ardor o dolor más constante.

La neuralgia del trigémino es bastante rara, con sólo el 4% de las personas con EM experimentan este tipo de dolor. Sin embargo, las personas con EM tienen 400 veces más probabilidades que la población general, a tener un episodio de la neuralgia del trigémino.

La neuralgia del trigémino puede ser causado por la masticación o el tacto. Es causada por lesiones en el nervio trigémino, que también se llama el quinto nervio craneal. (Los 12 nervios craneales surgen directamente del cerebro en lugar de la médula espinal.)

Tiende a ser episódica: Cada “crisis” con neuralgia del trigémino, suele durar un par de semanas. Sin embargo, este síntoma tiende a repetirse y puede ocurrir incluso cada 2 meses.  Desafortunadamente, a medida que pasa el tiempo, el tiempo entre los episodios se hace más corto.

Aparece de forma temprana: La neuralgia del trigémino tiende a ser uno de los primeros síntomas de la esclerosis múltiple para aquellos que lo experimentan.

Dolor tipo”abrazo o faja”

Al igual que muchos síntomas de la EM, el “abrazo de la EM” se siente diferente en diferentes personas – también ocurre de forma diferente en las mismas personas en diferentes días o en diferentes momentos del día. Puede ser: sentido en cualquier parte del torso, desde la cintura hasta los hombros; localizada (en un área pequeña) o rodear el cuerpo; intermitente o constante; se siente un dolor muy agudo, dolor sordo, dolor quemante, cosquilleo, hormigueo, sensación de aplastamiento o constricción o presión intensa.

Hasta el 75% de las personas con EM experimentan este dolor como un síntoma, pero las estadísticas sobre el “abrazo de la EM” son difíciles de encontrar.

El abrazo de la EM es causada por una lesión en la médula espinal y se clasifica técnicamente como un dolor neuropático llamado  “parestesias “, que se refiere a cualquier sensación anormal. La sensación en sí, el resultado de que los pequeños músculos situados entre cada una de costillas (músculos intercostales) entren en espasmo. Estos músculos tienen la tarea de mantener a nuestros nervios juntos, así como mantenerlos flexibles y ayudar en el movimiento, como la espiración forzada.

Distesias

Por lo general, esto se refiere a una situación en la que un estímulo normal, como un toque de luz, se percibe como dolorosa o de otra manera desagradable, tales como ardor, picor o escozor. Es un trastorno de la sensibilidad, en especial de la táctil, que puede corresponder a una disminución, a una exageración o a la suscitación de una sensación desagradable por parte de un estímulo normal.

2

Parestesia

Esto se siente como una sensación de entumecimiento, hormigueo, ardor, picazón severa, zumbido o vibración. Aunque a menudo esto se describe como extremadamente molesto y desagradable, en ocasiones la sensación puede ser tan intensa como para ser dolorosa.

Entumecimiento y hormigueo son dos de los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple. Prácticamente todos con los enfermos con esclerosis múltiple (EM) han experimentado parestesia, la forma especial de entumecimiento y hormigueo que acompaña a la EM.

Los síntomas sensoriales son el síntoma más común de la EM, con hasta un 90% de las personas con EM notifican alguna forma de entumecimiento y hormigueo.

A menudo, este entumecimiento y sensación de hormigueo se produce como parte de una pseudoexacerbación, un aumento temporal de los síntomas causados por un factor externo. Por lo general, este es un resultado de la intolerancia al calor relacionada con la EM o como resultado de la fatiga en la EM. Si este es el caso, la sensación debe desaparecer o disminuir en gran medida de la intensidad una vez que esté fresco y / o descansado.

Las parestesias tienden a empeorar en la noche. Asegúrate de que la temperatura en tu dormitorio sea fresca. Si el entumecimiento y hormigueo alteran significativamente el sueño, lo mejor es hablar con el neurólogo para que lo aborde con tratamientos específicos

Dolores de cabeza

Las personas con esclerosis múltiple son mucho más propensos a dolores de cabeza tipo migraña o de racimo, que la población general.

Todo el mundo tiene un dolor de cabeza de vez en cuando; Sin embargo, las personas con esclerosis múltiple (EM) son mucho más propensos a la migraña o similar a los dolores de cabeza en racimo, que la población general. Hasta el 58 por ciento de las personas con EM experimentan dolores de cabeza recurrentes o crónicos, en comparación con el 16,5 por ciento de la población en general. Por supuesto, casi todo el mundo (más del 90 por ciento de las personas, con EM o no) tiene dolores de cabeza ocasionales.

3.jpg

Tipos de dolores de cabeza relacionados con la EM

Hay tres tipos de dolor de cabeza que están directamente asociados con la esclerosis múltiple:

Las migrañas son más comunes en personas con EM remitente-recidivante. Ellos duran entre 4 y 12 horas y tienden a ser:

  • Precedido por un aura (visión borrosa o distorsionada señalando que un dolor de cabeza está a punto de comenzar) o síntomas prodrómicos (incluyendo la fatiga, el hambre o la ansiedad)
  • pulsátil en uno o ambos lados de la cabeza
  • Acompañado por la sensibilidad a la luz o sonido
  • Por lo general acompañada de náuseas, vómitos o pérdida del apetito
  • Seguido de dolor residual y el malestar
  • Algunas personas encuentran que una larga siesta – 5 o más horas – después de una migraña, les ayuda a aliviar algunos síntomas residuales.

Las cefaleas en brotes comienzan como un fuerte ardor o sensación punzante en un lado de la nariz o de profundidad en un ojo. Tienden a durar sólo 15 minutos o hasta 3 horas.

Un estudio que analizó a 277 pacientes con EM sugieren una asociación entre el número de lesiones en el mesencéfalo con los dolores de cabeza en forma de migraña. Curiosamente, los dolores de cabeza en racimo en las personas con EM también se han demostrado, que están relacionadas con lesiones en esta área del cerebro, donde confluye el nervio trigémino.

Los dolores de cabeza también son comunes durante los episodios de neuritis óptica. Estos dolores de cabeza son por lo general sólo en un lado y luego empeoran cuando los ojos se mueven.

Cris Bajo

 

Fuente: ms.about.com

2 comentarios en “Dolor y esclerosis múltiple

  1. Muy completo el artículo. Aconsejó a todos aquellos que lo sufran que acudan a su médico para que les derive a una unidad del dolor. Conozco a muchas personas que han mejorado mucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s