Respiración y esclerosis múltiple

En tiempos de pandemia todos nos preocupamos más por el funcionamiento de nuestros pulmones. Son numerosas las preguntas sobre las alteraciones respiratorias y la esclerosis múltiple. Estas son algunas de las cosas que debemos saber.1

La respiración es una de las funciones que regula el sistema nervioso autónomo, una parte del sistema nervioso central que es responsable de procesos del organismo que tienen lugar sin que seamos conscientes ellos, como los latidos del corazón (y, como se ha dicho, la respiración).

Como el sistema nervioso autónomo no suele verse afectado por la esclerosis múltiple, los problemas de respiración directamente causados por daños en los tejidos nerviosos son bastante raros.

Sin embargo, del mismo modo que la esclerosis múltiple puede hacer que se debiliten los músculos de las piernas y los brazos, también puede provocar un deterioro en los músculos que intervienen en el proceso de respirar.

Las complicaciones debidas al debilitamiento de los músculos respiratorios pueden constituir un problema significativo en las personas que padecen esclerosis múltiple en fases avanzadas, que han perdido la movilidad y además están expuestos a un riesgo incrementado de padecer neumonía.

También se han encontrado evidencias científicas de que pueden presentarse alteraciones de la respiración incluso en personas que se encuentran en fases iniciales de esclerosis múltiple y que conservan su movilidad intacta. Por ese motivo, se recomienda fisioterapia con ejercicios de respiración a todas las personas con esclerosis múltiple, como parte de una rutina habitual en su plan de actividad física, independientemente de la fase de la enfermedad en la que se encuentren. Esos ejercicios deberían incluir:

Técnicas de respiración diafragmática
Respiración profunda
Ejercicios de espirometría incentivada

Las alteraciones respiratorias pueden presentarse de diversas formas:

Insuficiencia respiratoria aguda
Insuficiencia respiratoria crónica
Alteraciones en el control de la respiración
Debilidad en los músculos implicados en la respiración
Alteración de la respiración durante el sueño
Edema pulmonar neurogénico

El tono muscular

Como se ha dicho, la mayor parte de los problemas respiratorios que padecen las personas con esclerosis múltiple se deben a una pérdida de tono muscular, o lo que es lo mismo, un progresivo debilitamiento de los músculos. Es una situación típica de fases avanzadas, pero en realidad el deterioro de los músculos (o pérdida del tono muscular) puede comenzar en fases precoces.

Las personas con músculos respiratorios afectados tienen que realizar esfuerzos mayores para inhalar y expulsar el aire. Este esfuerzo continuado puede ser agotador, particularmente en personas que ya experimentan fatiga debido a la esclerosis múltiple.

Las alteraciones respiratorias pueden, además, interferir con el habla y la velocidad del discurso, creando dificultades para llevar una conversación con ritmo, elevar la voz, etc.
El logopeda puede recomendar ejercicios para mejorar el discurso y la comunicación en estos casos.

Otras causas de alteraciones respiratorias

Ciertos medicamentos pueden afectar a la capacidad respiratoria:

Tranquilizantes
Relajantes
Analgésicos opioides

El empleo de estos fármacos debe ser monitorizado atentamente en los pacientes con historia clínica de alteraciones respiratorias o problemas para tragar.

Las alteraciones respiratorias también pueden presentarse como resultado de una neumonía por aspiración, que se produce por la incapacidad de expulsar secreciones de la nariz y la garganta, o por efecto de la dificultad al tragar que produce la inhalación involuntaria de partículas de comida que llegan a los pulmones.

Es crucial que un experto en estas patologías evalúe a cualquier persona que refiera problemas al tragar sólidos o al beber. Además de los ejercicios y otras formas de terapia para mejorar la capacidad del paciente para tragar, el terapeuta puede recomendar cambios en la alimentación y en la postura al comer para reducir al mínimo esos problemas.

Dado que la debilidad de los músculos que intervienen en el proceso de la respiración puede presentarse en cualquier momento, muchos especialistas en esclerosis múltiple recomiendan llevar a cabo evaluaciones periódicas específicas para estas funciones (a intervalos de 1-3 años) a partir del diagnóstico.

Lo más habitual es que estas evaluaciones las lleve a cabo un fisioterapeuta o personal de enfermería con formación especializada en este campo. Si la capacidad respiratoria se ve alterada de algún modo, se puede recomendar un programa terapéutico para fortalecer los músculos y mejorar la respiración.

 Unos ejercicios sencillos para mejorar nuestra respiración

 

Cris Bajo

Fuente: ConlaEM.com

2 comentarios en “Respiración y esclerosis múltiple

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s